Cuando una pareja ha intentado por un largo periodo de tiempo concebir y no ha logrado hacerlo, lo más recomendable es acudir al médico en busca de respuestas que determinen las razones de no poder embarazarse, el cual estudiará todo lo relacionado a su vida reproductiva para determinar los problemas de fertilidad femenina o masculina que presentan.

En el caso la mujer el especialista hará diversas preguntas que le permitirá crear su historial clínico como por ejemplo, fecha de la primera menstruación, primera relación sexual, entre otras y una vez culminada esta etapa procederá a practicar diferentes pruebas que lo ayuden a diagnosticar los problemas de fertilidad femenina presente en esta.

Entre estas pruebas están:

  • Análisis de sangre: Estos se realizan específicamente para saber si los ovarios están produciendo la cantidad necesaria de la hormona llamada progesterona para que ocurra la ovulación de manera correcta. Además los análisis de sangre también determinan la presencia de otras hormona.
  • Control de temperatura corporal basal: Se realiza con el fin de medir la temperatura del cuerpo para saber si la mujer esta ovulando. En este caso el especialista te indicará que midas la temperatura diariamente al levantarte por un mes aproximadamente y lleves anotaciones de las mismas, por lo general, cuando ocurre la ovulación esto se nota porque la temperatura aumenta un poco.
  • Histerosalpingograma (HSG): Para esta prueba el médico inyectará una tinta en el útero y a través de rayos X evaluará si las tropas de Falopio se encuentra obstruidas y si el útero presenta diversas anomalías tales como fibromas, pólipos, entre otros.
  • Laparoscopía: Se realiza por medio de una cirugía para observar los órganos reproductivos de la mujer y descartar una endometriosis, obstrucción en las trompas de falopios, entre otras. Efectuando un pequeño corte en el abdomen por donde se introduce una pequeña cámara, por lo general esto se hace si la prueba HSG arroja posibles anomalías.
  • Ultrasonido transvaginal: Esta prueba permite ver desde un mejor punto los órganos internos a través de ondas sonaras. Evaluando de mejor manera a los ovarios y el útero.
  • Sonohisterografía: en esta el profesional de la salud inyecta solución salina en el cuello uterino para llenar al útero y evaluar la membrana que lo recubre.
  • Histeroscopia: Se lleva a cabo introduciendo una cámara larga y delgada por la vagina y dentro del útero para determinar posibles anomalías en este.
  • Prueba de estimulación con clomifeno: Se realiza para saber el funcionamiento de los ovarios y su respuesta a tratamientos de fertilidad.

 

Pruebas que determinan problemas de fertilidad femenina
Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat Psstt... Tenemos WhatsApp!